martes, 28 de junio de 2011

Predica - Por Sus LLagas Hemos Sido Curados

Hermano en Cristo, a veces muchos piensan que la sanidad no es una realidad o que fue solo para los primeros cristianos. Pero déjame decirte hermano en Cristo que la sanidad es una realidad para nosotros como nuevas criaturas.
En Isaías 53: 4,5 Él dice por su llagas fuimos nosotros curados. La palabra fuimos está en tiempo pasado, no dice qué vamos a hacer, dice que FUIMOS.
La sanidad nos pertenece, esta es una realidad para el creyente. Es la voluntad de Dios estar en sanidad todo el tiempo, Él lo ha hecho todo bueno, Pedro también habló de esto.

En 1 de Pedro 2:24 dice que la voluntad de Dios es que vivas en sanidad todo el tiempo. La enfermedad es ilegal en nuestros cuerpos.
¿Por qué?
Porque la enfermedad no viene de Dios, la enfermedad viene del diablo, esta una opresión satánica, esto lo dice en el libro de Hechos 10:38, en este versículo podemos observar que la enfermedad es una opresión.

En primer lugar Jesús es el sanador y el diablo es el opresor. Esto quiere decir que Dios no enferma a nadie. Dios es sanidad, Jesús dijo en el libro de Juan 10:10, que el diablo vino para hurtar, matar y destruir, porque es la naturaleza del diablo matar a la gente, él es homicida desde el principio. Pero, ¿qué más dice? Que Jesús vino a dar vida y vida en abundancia.
Asi que hermano, la enfermedad es ilegal en tu cuerpo, no te pertenece, ni es tuya. A ti te pertenece la sanidad, es la voluntad de Dios que seas sano, recuerda tu padre celestial te ama con un amor incondicional, Él quiere que vivas en sanidad divina siempre. Echa fuera todo síntoma mentiroso. A ti no te pertenece la enfermedad, habla con tu boca, confiesa que por las llagas de Jesús fuiste sanado.
Ya fuiste sanado, y cree en eso, tu padre Dios te ama y Él nunca te va a enseñar nada con una enfermedad, Él no usa lo malo para enseñarte algo, Él te redimió de la maldición de la ley.

En Gálatas 3:13 dice que Cristo nos redimió de la maldición de la ley, unas de las maldiciones de la ley era la enfermedad, ahora te pertenece la sanidad.
Versículos de sanidad:
En Salmos 103:2,4 dice cree en tu sanidad en cierta ocasión vino a Jesús un leproso, y le dijo Señor, si quieres, puedes limpiarme, Jesús extendió la mano y le tocó, diciendo: quiero; sé limpio, al instante su lepra desapareció, mira, Jesús quiere sanarte. Él siempre quiere, él te dice que sí quiere en cualquier área de tu vida.
¡Ánimo!, te aseguro que Dios quiere lo mejor para ti. ¡No olvides que Él te ama y no importa si le has fallado. La sanidad no se logra por méritos, la sanidad se logró gracias al sacrificio que hizo Cristo Jesús. Él lo hizo por ti, ¿sabes por qué? porque Él te ama con amor incondicional.
Dios te siga bendiciendo y no te preocupes el tiene cuidado de ti, siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada